Mascarillas caseras para refrescar tu verano.

El calor del verano puede ser muy estresante para la piel, el principal problema es la deshidratación. El calor y los rayos del sol absorben la energía del individuo, dejándolo cansado. Las empresas ofrecen cremas refrescantes que mantienen la piel fresca e hidratada durante los meses de verano. Sin embargo, estos productos, que están llenos de productos químicos, obligan a la piel a depender de ellos, lo que continúa la compra de dichos productos. Las siguientes máscaras se pueden hacer con objetos que se encuentran en el hogar. Esto no solo utiliza ingredientes naturales, sino que también ahorra mucho dinero.

  1. Menta y Cúrcuma

Las propiedades antibacterianas de la cúrcuma evitan que la piel se reviente y la menta la hidrata, lo que la enfría y la mantiene fresca.

Ingredientes:

  • Hojas de menta fresca – Un puñado
  • Agua – 50 ml
  • Polvo de cúrcuma – ½ cucharadita

Método:

  • Mezclar las hojas de menta con agua hasta obtener una masa suave.
  • Vierta esta pasta en un tazón y agregue el polvo de cúrcuma.
  • Mezclar bien hasta que la cúrcuma esté completamente incorporada.
  • Aplica la pasta sobre la cara y déjala reposar durante 15 minutos.
  • Lávelo con agua fría o use un limpiador facial suave para eliminar la mancha amarilla.
  • Repita este proceso una o dos veces por semana para obtener mejores resultados.