Urge frenar consumo de cigarrillo Limpiar tu pulmones forma natural

Limpiar los pulmones de una forma natural es bastante sencillo. Antes que nada, debemos ser conscientes de que, si somos fumadores, todo el alquitrán del cigarrillo se queda en los pulmones, dificultando su acción de tomar oxígeno para nuestras células y desechar el dióxido de carbono.

No obstante, seamos o no fumadores, podemos limpiar nuestros pulmones siguiendo algunos consejos muy sencillos y prácticos.

En primer lugar, es importante que nuestra dieta sea rica en cítricos, ya que son frutos con alto contenido en vitamina C, la cual ayuda a eliminar los radicales libres que pueden desencadenar congestión pulmonar.

Otros alimentos que nos van a ayudar son los de alfalfa o trigo y levadura de cerveza, pues los alimentos ricos en vitamina E son unos de los mejores aliados de los pulmones contra la contaminación atmosférica de las grandes ciudades.

1. Realizar ejercicios de limpieza pulmonar

¿Conoces ejercicios de respiración pueden fortalecer los pulmones y ayudar a toxinas claro? Como rizos de bíceps serán fortalecer los brazos, ejercicios de respiración profunda fortalecer sus pulmones y despejar las vías respiratorias. La respiración profunda proporciona un beneficio secundario en que entregan más nutritiva oxígeno a su cuerpo. Respiración superficial es a menudo un producto de función de pulmón débil o hábitos sedentarios. Es una mala costumbre y si eres culpable, parada! Una o dos veces al día, encontrar un lugar tranquilo y realizar la profunda respiración ejercicios que aprovechar la plena capacidad de sus pulmones!.

2. Comer alimentos de limpiamiento del pulmón

¿Sabía usted pistachos, hoja de plátano y pimienta de Cayena son alimentos que promueven la función de pulmón sano? Pistachos contienen gamma-tocoferol, un tipo de vitamina E que se cree para reducir el riesgo de cáncer de pulmón. Hoja de plátano, popular en la cocina latinoamericana, es útil eliminar mucosa y puede ayudar a problemas respiratorios que involucran congestión. Pimientos de Cayena son potentes alimentos cuyos beneficios son iguales a su calor. Cayenne se ha demostrado para aliviar la irritación que es una gran noticia cuando usted está sufriendo de tos y dolor de garganta.

3.- Haga un paquete de aceite de ricino para la limpieza del pulmón.

Aceite de ricino packs son fáciles de hacer en casa y trabajo grande para la elaboración de las toxinas fuera del cuerpo! Aceite de ricino ha sido apreciado durante mucho tiempo como tónico de la salud en general y se cree para estimular la circulación linfática y eliminación de residuos. Paquetes de aceite de ricino se colocan en el pecho, tal vez similar al vapor frota y se cree que romper congestión y las toxinas. Fácil, eficaz y barato, pruébalo!

¿Cómo preparo mi bebida para limpiar los pulmones?

Ingredientes

  • 2 cebollas medianas
  • ½ litro de agua
  • 1 cucharadita de cúrcuma (2 g)
  • 50 gramos de raíz de jengibre
  • 2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

  1. Lo primero que haremos es poner a hervir ese ½ litro de agua. Una vez haya llegado a ebullición, añade esas cebollas medianas bien limpias, los 50 gramos de raíz de jengibre y las dos cucharadas de miel.
  2. Dejaremos que se cueza a lo largo de 35 o 40 minutos a fuego medio. Buscamos, ante todo, que se haga una especie de jarabe con todos los ingredientes, de ahí que necesitemos cierto tiempo. No te olvides de ir removiendo de vez en cuando.

Una vez hayas notado que este preparado se haya vuelto un poco espeso y que la cebolla se ha reducido un poco, será el momento de apagar el fuego y de tapar esta olla. Debes dejar que repose a lo largo de una hora, para que, de este modo, los aceites esenciales y todas las propiedades se vayan asentando en nuestra bebida para limpiar los pulmones. ¡Muy fácil!

¿Cuál es el siguiente paso? 

Ahora vamos a colar todo el contenido de esta cocción para quedarnos únicamente con el agua obtenida que, seguramente, desprenderá un olor bastante fuerte. No te asustes, porque el sabor es muy agradable.

Ahora podremos esta bebida en una botella oscura, que guardaremos en un lugar fresco que no le dé el sol. Si lo deseas, puedes guardarla también en tu refrigerador, pero lo ideal es que esté a temperatura ambiente para que, a la hora de tomarlo, no esté especialmente frío ni caliente.